‘Comando actualidad’ se pregunta si tiene límites el humor

Se usa como terapia, para ganar dinero y hay jefes que contratan profesionales del humor para aumentar la productividad de sus empleados. El artículo 20 de nuestra Constitución garantiza la libertad de expresión, aunque la aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como Ley Mordaza, ha supuesto la condena de varios artistas desde que se aprobó en 2015. En la actualidad esta norma está pendiente de derogación. ¿Ha cambiado nuestro sentido del humor? ¿De qué nos reímos los españoles? ¿El humor tiene límites? ¿Podemos reírnos de cualquier cosa?

“Para la gente que hacemos humor los teatros se están convirtiendo en un reducto de libertad”, asegura el cómico José Corbacho. En su camerino y entre bambalinas, antes de subirse al escenario para representar su último monólogo –Ante todo mucha calma– habla sobre lo importante que es el contexto. “Si sacas de contexto una frase que yo he dicho en mi monólogo en el teatro y lo lanzas a las redes sociales lo estás descontextualizando y ahí vienen los problemas”, explica Corbacho. “Todos deberíamos tener claro que el humor, la comedia o la creación tienen que ser absolutamente libres. A partir de ahí, que cada uno haga lo que quiera”, apunta este curtido profesional del humor. “Hay que hacer humor con todo y de todo. El humor puede hacer gracia o no, ser un mal chiste o ser de mal gusto. Pero al final el humor es una defensa del ser humano”, opina el cómico.

Irene Villa, víctima de un atentado terrorista y psicóloga cuenta a las cámaras de Comando Actualidad que España es “un país que se ofende fácilmente”. Y recuerda que “llevan 30 años haciendo chistes” sobre su caso y revela que tiene “un ranking con los que más me gustan”. Villa está convencida de que “no parecen buenos tiempos para el humor”, tan es así que explica a los reporteros del programa de RTVE que hay gente que se ofende porque algunos chistes sobre ella no le ofenden.

Entramos en la sala en el momento en el que el consejo de redacción de El Jueves, la revista satírica más longeva de España, decide la portada de esa semana, un momento crítico. Guille Martínez Vela, Director de la revista que sale los miércoles asegura que, en la actualidad la política es mejor reclamo que la desnudez, “el desnudo ya no es tan transgresor. Ahora lo que más vende es la actualidad política. Los políticos a los que la gente les tiene tirria o les provocan risa es lo que hace que el lector vaya al kiosco a comprar nuestra revista”.

Sobre si los políticos actuales tienen menos sentido del humor o encajan peor la crítica a través del humor asegura que: “Muchos han aprendido a torear los chistes. Se han dado cuenta de que los chistes son chistes y que, si entran al trapo, salen trasquilados”, apunta Martínez Vela. “El problema no es el tema, sino cómo enfoques ese tema. Cuando te puedes reír de un problema, significa que es el primer paso para superar ese problema”, explica el director de El Jueves. “Cualquier chiste va a ofender a alguien. Si un chiste te ofende cuenta hasta diez y date cuenta de que es una tontería y a otra cosa”, recomienda este experto en humor satírico.

Las risas han cobrado tanta importancia en nuestra sociedad que incluso se estudian e investigan en la universidad. Hugo Carretero-Dios, profesor de psicología y experto en sentido del humor, asegura frente a sus alumnos en la Universidad de Granada: “El humor no debe tener límites: es transgresor y, si no se salta las normas, no es humor”. “Perseguir el humor y regularlo judicialmente no es el camino”, asegura este profesor. “El humor no cura y de los talleres de risoterapia no me gusta ni el nombre”, apunta el psicólogo para dejar clara su postura científica. Entre sus alumnos se abre el debate, y él es tajante ante el humor que se esconde en las redes sociales: “Detrás de los trolls de internet puede haber comportamientos de psicopatía y sadismo”.

Sin embargo, el humor cada vez se demanda más para mejorar la salud. Javier Ruiz vive en Granada y comienza el día riéndose sin motivo. Recibe alumnos a los que enseña el llamado “yoga de la risa”, una terapia que creó el doctor indio Madan Kataria y que asegura que es beneficioso reírse de cualquier cosa, aunque no se tengan ganas. “Te hace reír y te da tranquilidad. Cuando terminas la clase estás más feliz”, aseguran los alumnos de Javier entre carcajada y carcajada.

Deja una respuesta