Amaia Romero y Jaime Lorente reflexionan sobre la salud mental en ‘Salvados’

Amaia Romero y Jaime Lorente reflexionan sobre la salud mental en ‘Salvados’

Salvados pone el foco en la salud mental hoy a partir de las 21:25 horas. Diferentes jóvenes se sinceran con Gonzo relatándole sus testimonios sobre una enfermedad que hasta hace poco se encontraba oculta, a pesar de su incidencia real en la población.

En cifras, la mitad de los jóvenes que tienen entre 15 y 29 años afirma haber tenido algún problema de salud mental. Un dato que sirve de punto de partida para el programa de Salvados de esta noche, que se centra en la llamada ‘generación de cristal’. La expresión hace referencia a jóvenes frágiles y también transparentes con la realidad que les ha tocado atravesar, un mundo repleto de inseguridades por el contexto socioeconómico, la pandemia de coronavirus y el enorme impacto de las redes en el día a día.

Gonzo se traslada hasta la Universidad Complutense de Madrid, único centro español con un servicio de atención sobre la salud mental de sus estudiantes, PsiCall. En sus instalaciones, el periodista charla con dos referentes juveniles: la cantante Amaia Romero y el actor Jaime Lorente. Ambos se han visto sobrepasados por un éxito repentino y han vivido inseguridades que se han manifestado en ansiedad insoportable. La terapia les ha servido para canalizar sus emociones y ser capaces de enfrentarse a su vida diaria.

El relato de Amaia Romero y Jaime Lorente no es distinto al de multitud de personas de su edad. En la charla también han intervenido jóvenes como Isa Huete y Adrián Oliva y el psicólogo Francisco Estupiñá.

Adrián Oliva se vio totalmente desbordado después de haber llegado a Madrid procedente de un pueblo de 1.000 habitantes para estudiar Farmacia en la Universidad Complutense gracias a una beca. La presión por las notas, la inmensidad de la ciudad y los efectos de la pandemia de COVID lo desbordaron. Con 21 años no sabía cómo pedir ayuda.

Adrián, estudiante de Farmacia en la Complutense, dejó su pueblo de 1.000 habitantes para estudiar en Madrid gracias a una beca. La presión por los resultados, la inmensidad de la ciudad y el impacto de la pandemia lo desbordaron por completo y con 21 años no sabía cómo pedir ayuda.

Isa Huete tuvo una adolescencia marcada por el bullying y los problemas económicos de su familia, situaciones que terminaron en autolesiones y un intento de suicidio. De hecho, el suicidio es la primera causa de muerte no natural entre los jóvenes españoles de entre 15 y 29 años.

Según explica Francisco Estupiñá, psicólogo y coordinador del servicio de llamadas del PsiCall, los estragos de la pandemia en las relaciones sociales, la presión de las redes sociales y la falta de expectativas laborales van camino de dejar una gran huella en la salud mental de toda una generación. La terapia es una opción, pero, en ocasiones, no todo pasa por ella. Una beca, una prestación económica o un alojamiento acaban siendo, a veces, una manera de acabar con la ansiedad de muchos jóvenes.

Deja una respuesta